lunes, 12 de septiembre de 2011

Y así te vas,
y...con la insolencia que sólo puede el olvido
se nos acerca la muerte,
irresistiblemente.
Enumerando injusticias,
bebiéndose el tiempo
que abunda desnudo en tus carnes.